Ir al contenido principal

No siempre los poderes públicos reconocen el derecho de los padres a educar a sus hijos


El derecho de los padres a la educación de sus hijos no es ningún eslogan o principio tradicional, sino que está contenido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que cumple ahora precisamente 70 años.

Pero no es solamente un derecho, sino un gozoso deber de los padres la educación de su prole. Solo las ideologías totalitarias niegan este derecho, relegando a los padres prácticamente el derecho a engendrar.

Y educar no quiere decir pagar los gastos a manutención, sino participar en el desarrollo moral, afectivo e intelectual de los hijos, pues “La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado”, según la Declaración de los Derechos Humanos (Art. 16, 3).

Por eso, en cuanto a las escuelas se refiere, los padres tienen el “derecho preferente” a elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos (Art. 26, 3). Y dice también (Art. 26, 1): “toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental”.

Así está recogido en la Constitución Española (Art. 27), que además consagra la libertad de enseñanza, en el sentido que “reconoce a las personas físicas y jurídicas la libertad de creación de centros docentes, dentro del respeto a los principios constitucionales”. Y también (Art. 27, 3): “los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

Es decir que la Constitución consagra la libertad de enseñanza. Esta Constitución fue aprobada con el consenso de todos los partidos políticos, desde la derecha hasta la izquierda. Esta libertad requería un instrumento legal para hacerla efectiva. Así llegó en España una ley, a propuesta del PSOE y el apoyo de la Minoría Catalana, por la que las escuelas no públicas podían recibir fondos públicos mediante “conciertos” que financiaban en una parte importante –alcanzando hasta un 60 ó 70 por 100—los costes de la educación a los centros privados que lo solicitaran. La gran mayoría de estos centros pertenecen a fundaciones u organizaciones de la Iglesia católica (congregaciones religiosas, parroquias, obispados, etc.).

La ley, llamada LODE (Ley Orgánica del Derecho a la Educación), era un paso para asegurar la libertad y el derecho, en condiciones de igualdad, de todos los españoles para recibir la enseñanza en los niveles obligatorios. No era el objetivo final. Con esta Ley -que en esto no ha cambiado-- los padres, si querían educar a sus hijos en un centro distinto al de una escuela pública, tenían que pagar la diferencia, hasta cubrir el 100 por 100 del coste de la enseñanza, con lo que solo había –y solo hay-- libertad para quienes pudieran cubrir este coste. Los demás, no tienen acceso a la enseñanza concertada.

La LODE tuvo el recorrido del gobierno socialista de Felipe González. Al llegar el Partido Popular al gobierno, propuso otra ley, luego el PSOE otra y el PP otra. Y así casi cada legislatura los niños españoles, sus padres y sus profesores han tenido un cambio de sistema educativo. Peor, la educación ha sido un arma arrojadiza ideológica entre los partidos. Esto solo ocurre en España.

A todo ello, si se añade la presión sindical sobre los profesores, la escuela española no ha sido bien tratada en democracia. Y no por falta de recursos, pues mientras el Estado paga la escuela pública, se ahorra entre el 40 ó 30 por ciento del coste de la enseñanza privada concertada (la cual representa a un 30 por ciento de los alumnos de primaria y media). Esto hace que el coste global –repartido luego por profesor, aula o alumno—sea más pequeño con relación a los países de nuestro entorno.

Pero las leyes educativas cambiantes no solo han afectado económicamente a los padres, sino que a los profesores se les ha impuesto un currículo escolar y unos cambios de ciclos, sin que las administraciones se hayan encargado de formar a los profesores. Los salarios de los profesores, además, no cambian y no reciben estímulo alguno, pues gana prácticamente lo mismo el que acaba de llegar que el que lleva 15 años. No se premia al mejor.

Al cabo de 40 años de democracia, los partidos políticos de España no han sabido entenderse para llegar a un consenso definitivo en el tema educativo. Sigue la dicotomía entre público y privado, y sigue sin revalorizarse al profesorado, cuya sindicalización impide mecanismos de control y competitividad. Se hace mucha demagogia con las cifras y los grandes principios que a veces esconden intenciones más cercanas al totalitarismo, cuando no se acepta la libertad de enseñanza.

En medio de todo ello, están los padres, con sus derechos “reconocidos” sobre el papel, pero actuados solo a medias, y los alumnos y profesores teniendo que sufrir uno y otro cambio en los sistemas educativos ¿Hasta cuándo? ¿Será imposible llegar a un consenso, y cerrar de una vez la dicotomía público-privado? Es clarísimo, una asignatura pendiente.

Comentarios

entradas populares

Carta abierta a SAR Leonor de Borbón (pedir disculpas)

AltezaReal:
Siempre he mirado con una cierta ternura su presencia en público, con su sonrisa inocente, dócil a sus padres, los Reyes de España, que sin duda ha cautivado a muchos españoles.
Al ver a Su Alteza, pienso en las dificultades que deberá afrontar en el presente y en el futuro. Porque un Príncipe nace Príncipe (o Princesa). No puede elegir su oficio, ni su rango, ni… tantas otras cosas. Debe amoldarse a su destino de futura Reina de su pueblo.
Un día, no hace mucho, os vi Eleonor, rodeada de muchos niños españoles de su edad y de 
distinta condición, incluso de distinta lengua y lugar. Dijeron que era para que se viera que Su Alteza se mezclaba con el pueblo, con los niños de su edad.

Permítame, sin embargo, una crítica a Su Alteza Real, en un día tan señalado –para los católicos--- como la fiesta de Pascua, fiesta de la Resurrección de Jesús, en Palma de Mallorca. Asistieron a la Misa Pascual toda la Familia Real: los Reyes, sus padres, Felipe VI y Letizia, los Reyes Eméritos, s…

¿Por qué el Rey no recibió a Carme Forcadell? Las claves

El rey Felipe VI no recibió a la presidenta del Parlament de Catalunya cuando fue elegido Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat. ¿Por qué? Según me han explicado distintas fuentes conocedoras del tema, la actitud del Rey se debe a que quiere ser consecuente con los que juró hace año y medio, fecha en que se da por terminado el periodo de la transición política española de la dictadura a la democracia.
Algunos, con escasa fortuna, han atribuido la actitud del Rey a que aquel día se celebraba el juicio en el que está procesada su hermana la infanta Cristina. Nada de eso. El Rey no ha movido agenda por el caso Cristina de Borbón.
La audiencia real a la presidenta del Parlament, no es preceptiva, pues el Rey en el caso del nombramiento de Presidente de la Generalitat, simplemente debe estampar su firma, sancionar el nombramiento. En tres ocasiones el Rey (en este caso el rey Juan Carlos) recibió a los presidentes del Parlament de Esquerra Republicana, como el caso de Herib…

Sánchez, Rajoy, el PNV y…. España

A Pedro Sánchez le salió bien la moción de censura… sin pensarlo. Lo dijo su número dos José Luis Ábalos: “no esperábamos que la moción de censura terminara en esto”. Por lo tanto, es normal que Sánchez tarde un poco en hacer gobierno, pues no estaba preparado.
Por la misma razón, porque ganó sin pensarlo, no hay “pactos secretos” con los independentistas catalanes, ni con Podemos. Estos le dieron un cheque en blanco a cambio de echar a Mariano Rajoy del poder y abrir diálogos. Pero diálogos no son promesas. ¿Fue un cheque el banco? Casi. Salvo con el PNV: puso dos condiciones principales: mantener los presupuestos (que suponen inversiones de 540 millones de euros para el País Vasco) y no convocar elecciones de inmediato (miedo a Ciudadanos), y además consiguieron ser llamados “aliados preferentes” por Pedro Sánchez.

El pánico de Ciudadanos –ya lo hemos dicho varias veces—es que se vuelva al bipartidismo, con alternancias de gobierno del PSOE y del PP y con el apoyo de las minorías …