Ir al contenido principal

Sánchez, Rajoy, el PNV y…. España



A Pedro Sánchez le salió bien la moción de censura… sin pensarlo. Lo dijo su número dos José Luis Ábalos: “no esperábamos que la moción de censura terminara en esto”. Por lo tanto, es normal que Sánchez tarde un poco en hacer gobierno, pues no estaba preparado.

Por la misma razón, porque ganó sin pensarlo, no hay “pactos secretos” con los independentistas catalanes, ni con Podemos. Estos le dieron un cheque en blanco a cambio de echar a Mariano Rajoy del poder y abrir diálogos. Pero diálogos no son promesas. ¿Fue un cheque el banco? Casi. Salvo con el PNV: puso dos condiciones principales: mantener los presupuestos (que suponen inversiones de 540 millones de euros para el País Vasco) y no convocar elecciones de inmediato (miedo a Ciudadanos), y además consiguieron ser llamados “aliados preferentes” por Pedro Sánchez.

El pánico de Ciudadanos –ya lo hemos dicho varias veces—es que se vuelva al bipartidismo, con alternancias de gobierno del PSOE y del PP y con el apoyo de las minorías vasca y catalana, si es que el PDeCat y Esquerra se avienen a pactos aplazando sus anhelos de independencia para para más adelante, para otro momento histórico más propicio. 

Hoy esto no es posible, más cuando nace en Madrid un presidente del Gobierno que ha ofrecido una mano tendida, que no será reconocer la República Catalana, pues Pedro Sánchez ya dijo que su diálogo se circunscribirá dentro de la Constitución y el Estatut. También lo dijo Rajoy, pero tiene otro talante, y la sociedad civil catalana reclama estabilidad, gobierno y diálogo. 

Pedro Sánchez, además, goza, igual que Rajoy, del apoyo de Europa, los Estados Unidos, América Latina y los mercados. 

De este modo se pretende cerrar un ciclo en el que los errores del PP y del PSOE, salpicados por decir poco por la corrupción y amiguismos, dejaron que populistas por la izquierda y antinacionalistas y contra la corrupción por la derecha (Ciudadanos) rompieran el bipartidismo. El PSOE, con Pedro Sánchez se ha renovado, pero no el PP, donde Rajoy es el pasado, un rinoceronte de la política (Don Tancredo) difícil de descabalgar.

Entonces, ¿vuelve España al régimen constitucional del 1978? Con cambios. Podemos se ha convertido en un partido pequeño burgués, con sus líderes disfrutando del bienestar que les ofrece el poder el sistema. Ciudadanos deberá medirse con el Partido Popular en el tema territorial, pero el PP en la oposición les dejará poco margen y caladero de votos de Rivera se encuentra en aquel partido, y cuenta además con poca implantación territorial.

En España, por lo tanto, se deshincha el radicalismo surgido a consecuencia de los errores del PP y del PSOE. Ya advirtió Pedro Sánchez que el PP debe ser un gran partido al regenerarse. O sea que ve al PP en la oposición pero el partido de alternancia con el PSOE en el gobierno de España. Porque Mariano Rajoy creía que llevaba España en su cabeza y en su corazón y se hacía imprescindible. Lo mismo que Puigdemont, Torra y Elsa Artadi piensan que llevan a Catalunya en su cabeza y en su corazón. Pero tanto España como Catalunya, muy plurales, son más que Rajoy y Puigdemont. Mucho más. Y en política nadie es imprescindible.

El PNV tenía tanto pánico a Ciudadanos, como Rivera al bipartidismo. Y por eso el PP confiaba en los vascos, sin tener en cuenta que estos son pragmáticos y no se casan con nadie. Han preferido la oferta de Pedro Sánchez, más cuando Rivera dijo que “se ha acabado la legislatura”. Rivera también quería llegar al poder, pero por vía electoral. Los hechos no le han sonreído.

En cuanto a los independentistas, deberían haber aprendido la lección, pues si bien no se puede gobernar España sin la aportación de los nacionalismos vaco y catalán, tampoco se puede gobernar España contra la derecha como se quiso hacer con el Estatut en vigor.




Comentarios

entradas populares

¿Por qué el Rey no recibió a Carme Forcadell? Las claves

El rey Felipe VI no recibió a la presidenta del Parlament de Catalunya cuando fue elegido Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat. ¿Por qué? Según me han explicado distintas fuentes conocedoras del tema, la actitud del Rey se debe a que quiere ser consecuente con los que juró hace año y medio, fecha en que se da por terminado el periodo de la transición política española de la dictadura a la democracia.
Algunos, con escasa fortuna, han atribuido la actitud del Rey a que aquel día se celebraba el juicio en el que está procesada su hermana la infanta Cristina. Nada de eso. El Rey no ha movido agenda por el caso Cristina de Borbón.
La audiencia real a la presidenta del Parlament, no es preceptiva, pues el Rey en el caso del nombramiento de Presidente de la Generalitat, simplemente debe estampar su firma, sancionar el nombramiento. En tres ocasiones el Rey (en este caso el rey Juan Carlos) recibió a los presidentes del Parlament de Esquerra Republicana, como el caso de Herib…

Carta abierta a SAR Leonor de Borbón (pedir disculpas)

AltezaReal:
Siempre he mirado con una cierta ternura su presencia en público, con su sonrisa inocente, dócil a sus padres, los Reyes de España, que sin duda ha cautivado a muchos españoles.
Al ver a Su Alteza, pienso en las dificultades que deberá afrontar en el presente y en el futuro. Porque un Príncipe nace Príncipe (o Princesa). No puede elegir su oficio, ni su rango, ni… tantas otras cosas. Debe amoldarse a su destino de futura Reina de su pueblo.
Un día, no hace mucho, os vi Eleonor, rodeada de muchos niños españoles de su edad y de 
distinta condición, incluso de distinta lengua y lugar. Dijeron que era para que se viera que Su Alteza se mezclaba con el pueblo, con los niños de su edad.

Permítame, sin embargo, una crítica a Su Alteza Real, en un día tan señalado –para los católicos--- como la fiesta de Pascua, fiesta de la Resurrección de Jesús, en Palma de Mallorca. Asistieron a la Misa Pascual toda la Familia Real: los Reyes, sus padres, Felipe VI y Letizia, los Reyes Eméritos, s…

Sentencia “Manada”: los tres magistrados son los únicos en España que apoyan su veredicto

Ninguna institución pública o privada española ha aceptado el fallo del tribunal de Pamplona sobre los “abusos” (que no “agresión”) a una joven madrileña que fue a los Sanfermines. Esto es muy sintomático. Nadie, en el mundo mundial, apoya esa sentencia. Y una de dos, o la sentencia no interpreta bien el Código Penal o el Código Penal está desfasado de la realidad civil española. A mí me parece que es ambas cosas.
No voy a entrar en el análisis de la sentencia del “Caso Manada”. Otros con mayores conocimientos que yo lo harán. Baste ver la escasa sensibilidad de los jueces al sentenciar un caso que había levantado ampollas en toda España y parte del extranjero.
Menos mal que un tribunal no es la última instancia judicial. Esta sentencia se le puede recurrir. La Fiscalía de Pamplona ya ha dicho que lo hará porque consideró desde el principio que se trató de una “agresión” y no de un “abuso”. Ahora le tocará el turno al Tribunal Superior de Justicia de Navarra y en último término al T…